Catalogación numismática

La numismática es una responsabilidad. Más allá de la mera definición de esta como el estudio del dinero, supone el compromiso que adquiere el coleccionista hacia el pasado del que hablan esas monedas, sus ancestros y herederos. No pretendo escribir un discurso severo, sino que seamos conscientes de que al poseer, por ejemplo, un denario romano, su valor no se halla simplemente en el ámbito económico, en nuestras manos tenemos un pedazo de Historia y del patrimonio cultural.


Por todo esto, la parte más importante de la numismática y lo que la diferencia del coleccionismo, es la investigación y clasificación que haremos sobre cada moneda. Tras la etapa principal de identificación, lo recomendable es la creación de un archivo, programa o fichas para almacenar la ingente información que nos pueden aportar, ya sea para consultarla a nivel personal o para compartirla en alguna institución.

Aquí voy a mostraros el proceso de creación de una ficha de carácter general, serviría para cualquier tipo de moneda, pero es recomendable adaptarlas y modificarlas para que contengan el mayor nivel de información posible de cada objeto, además de realizarlas a nuestro gusto.

Independientemente de las modificaciones y estética de la ficha, estas deben contener una serie de características generales que veremos a continuación.

Ficha numismática

En la creación de esta ficha, hemos utilizado recursos que todos tenemos a nuestro alcance. Para comenzar, utilizamos el Microsoft Word 2010 para tener toda la información informatizada, sin necesidad de programas de terceros y con la facilidad y rapidez que supone utilizar este programa.

Como ejemplo, vamos a trabajar sobre una ficha creada para numismática romana de un pequeño museo municipal; concisa, completa y de fácil consulta para nosotros mismos y el público menos experto.

Los datos que deben aparecer de manera imprescindible para la correcta elaboración de la ficha serán:

-Identificación:

ficha numismática (3)

En este apartado escribiremos una pequeña descripción del objeto, la época a la que pertenece, el emisor que manda su creación (gobierno, rey, emperador…), el valor de la moneda, su datación cronológica  y la ceca (lugar de emisión).

-Descripción:

Numismática

Ahora procedemos a traducir toda la información que contiene el elemento numismático que estamos clasificando.

Primeramente colocaremos todas las fotografías que consideremos necesarias para visualizar correctamente cada detalle. En este caso nos hemos limitado al anverso y el reverso, pero en otro tipo de monedas en las cuales el canto está trabajado, es recomendable incluir fotografías de este además de los detalles que deseemos destacar. Como veis, el reverso está girado, con esto pretendemos mostrar la posición de anverso con respecto al reverso sobre el mismo eje (posición de cuños).

Seguidamente comenzamos la descripción, es de suma importancia que la transcripción de las leyendas sea totalmente exacta pero sin desenrollar las abreviaturas. En el caso de que desconozcamos parte del texto, indicaremos entre corchetes la existencia de este aunque no sepamos lo que dice […].

Tras la transcripción de textos, incluyendo el exergo si lo tuviese, describiremos los diferentes elementos visuales lo más detalladamente posible y describiendo su significado como podemos ver en la ficha.

En ocasiones pueden aparecer elementos sueltos por la moneda (marcas del fabricante, marca de la ceca, etc), como en este caso son el “simpulum” y el “lituus”. En cuyo caso es también positivo realizar una pequeña descripción para quien consulte la ficha.

-Datos físicos:

En este apartado nos limitaremos a la anotación del peso (gramos con dos decimales), el diámetro indicado en mm (módulo), que lo tomaremos del anverso y lo mediremos en su eje horizontal, ya que la acuñación produce disparidad de diámetros en la moneda; por último hemos incluido el material de fabricación, existiendo una serie de abreviaturas normalizadas para los más comunes: AV-oro, AR-Plata, AE-cobre/bronce, PB-plomo.

También podría incluirse la técnica de fabricación, apartado que hemos obviado por ser acuñadas todas las monedas con las que vamos a trabajar.

-Referencias y datos adicionales:

ficha numismática (2) Bidi numismática

Aquí disponemos de más libertad de actuación, pero os mostramos los elementos que creemos deberían estar incluidos.

En “Datos y observaciones” hemos descrito aclaraciones sobre el significado de la moneda fruto de la investigación y características físicas y daños que presenta la moneda de manera singular.

La referencia interna es un simple número creado por nosotros para la rápida localización y almacenaje de nuestras fichas; en referencias externas hemos colocado a modo de ejemplo el código QR de una de las páginas web que hemos utilizado como elemento bibliográfico. Estos códigos pueden crearse fácilmente en páginas gratuitas de internet y son muy útiles en caso de tener algún día las fichas de manera impresa o para consulta de visitantes.

Por último, al tratarse de fichas que irán destinadas a un pequeño museo, indicamos el nombre de quien ha donado el material numismático.

Sin más me despido. Espero que os sea de utilidad este artículo y sobre todo, investigad con ilusión y meticulosidad, disfrutando las historias pasadas que nos cuenta cada moneda y apreciando el tesoro tan grande que supone un objeto tan diminuto.

Anuncios

3 pensamientos en “Catalogación numismática

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s