Sangre de Cleopatra

Este artículo, especialmente intenso, es el último en sí de la serie Dinastía Ptolemaica y nos va a permitir conocer las vidas de los familiares de Cleopatra VII, la cual llegó a entroncar con el grán Julio César y su general Marco Antonio. Con esto perseguimos un doble objetivo, descubrir los antecedentes y situaciones políticas que llevaron a la caída de esta poderosa dinastía de faraones griegos y contextualizar la vida de su última reina, cuya extensa y detallada biografía publicaremos en el próximo artículo.


Ptolomeo XII Auletes (80-58/55-51 a. C.)

Ptolemy_XII_Auletes_Louvre_Ma3449

Rey de Egipto, conocido como Theos Philopator Philadelphos Dionisos, traducción de su título (neswt bity) que en egipcio era Pa netjer Mery it Sekhem Wsiry hunu, hijo natural de Ptolomeo IX y de una concubina griega de nombre ignorado, hecho por el que fue apodado Nothos (“bastardo”). Dada la inseguridad de la corte alejandrina en el 103 a. C. su abuela, la reina Cleopatra III, lo envió junto con otro hermano (y un primo, el futuro Ptolomeo XI) a la isla griega de Cos, donde permanecieron hasta su captura en el 88 a. C. por Mitrídates VI Eupátor, rey del Ponto (que, por entonces, se estaba adueñando de toda el Asia Menor e islas). Según Cicerón, el futuro Ptolomeo XII y su hermano permanecieron casi ocho años en la Corte de Mitrídates VI, hasta que escaparon y se refugiaron en la Corte Seléucida de Antioquía (Siria) en el año 80 a. C. En este año los alejandrinos, a la muerte de su primo Ptolomeo XI y dado que no existía heredero Lágida directo, le ofrecieron la corona egipcia, por ser miembro de la rama ilegítima de la dinastía. Con el fin de “legitimar” su elección, tuvo que casarse con su hermana Cleopatra VI Trifaena, con la que tuvo tres hijas: Berenice IV, Cleopatra VII y Arsínoe IV (que llegaron a ser todas reinas) y dos hijos: Ptolomeo XIII y Ptolomeo XIV (llegando los dos a reyes). Su hermano pequeño, llamado Ptolomeo Chipriota, recibió el trono de Chipre.

Ptolomeo XII fue un hombre de carácter débil, amigo del vino y la música por lo que recibió el apodo de Auletes (“tocador de flauta”). Su posición en el trono fue siempre muy inestable, ya que Roma no le había reconocido explícitamente como rey, y en el año 65 a. C. los triunviros romanos Marco Licinio Craso, Cneo Pompeyo Magno y Cayo Julio César pretendían la ansiada anexión de Egipto (el granero del Imperio), en virtud del supuesto testamento de Ptolomeo XI que, presionado por el dictador Lucio Cornelio Sila, cedía Egipto a Roma si moría sin herederos, como así ocurrió. Ptolomeo XII tuvo que pagar un soborno a cada uno de los triunviros de 6.000 talentos, y a cambio, César consiguió del Senado una ley que le reconocía como legítimo rey; convirtiendo a Egipto y a su rey en amigos y aliados del pueblo de Roma (como vasallos). Pero, en cambio, Roma decretó la anexión de Chipre en el año 58 a.C., trabajo que encomendó a Catón. Ptolomeo Chipriota, desesperado por la situación y sin contar con apoyo de su hermano se suicidó ese mismo año. Poco tiempo después, el descontento por la anexión de Chipre, los abusivos impuestos y su política de sumisión a los romanos motivaron que fuera expulsado del poder en aquel mismo año, tras lo cual se exilió a Roma. El trono egipcio fue entregado entonces a su hija mayor Berenice IV. Dado que precisaba un consorte, ésta se casó forzada con un oscuro y ambicioso personaje llamado Seleuco Cibiosactes (hijo de Antíoco X de Siria y de su esposa Cleopatra V, que era hija de Ptolomeo VIII), pero lo mandó matar una semana después de la boda, para tomar como marido a Arquelao, hijo de Ariobarzanes II de Capadocia. Ambos reinaron cuatro años, en los que intentaron encauzar la vida política del país, tiempo durante el cual Ptolomeo XII, por medio de repetidos sobornos, consiguió una resolución favorable del Senado romano que lo reconocía como el único y legítimo rey del trono egipcio. Más tarde, en el año 55 a. C., el lugarteniente de Pompeyo y procónsul de Siria, Aulo Gabinio, al frente de tres legiones romanas, le repuso en el trono, a cambio de 10.000 talentos. En esta operación militar intervino Marco Antonio que se ganó la simpatía de los alejandrinos por su actitud humanitaria. Vuelto a Alejandría, pudo derrotar a Arquelao y capturar a Berenice IV, que fue ejecutada. Con la ayuda de las legiones romanas de Gabinio, Ptolomeo XII se mantuvo en el poder hasta su muerte. El trono pasó luego, según sus deseos, a su hija Cleopatra VII y a su hijo Ptolomeo XIII.

Berenice IV Epifaena (58-55 a. C.)

berenice IV

Reina de Egipto, hija de Ptolomeo XII y de Cleopatra VI. La torpeza política y los hábitos personales de su padre, Ptolomeo XII -se había ganado el apodo de Auletes (“tocador de flauta”)-, sus abusivos impuestos y su sumisión a los romanos motivaron que fuera expulsado del poder en el año 58 a. C., tras lo cual se exilió a Roma. El trono egipcio fue entregado entonces a su hija mayor Berenice IV. Dado que precisaba de un consorte, ésta se casó forzada con un oscuro y ambicioso personaje, el pretendiente al trono sirio, llamado Seleuco Cibiosactes (Seleuco VII Filómetor) -hijo de Antíoco X de Siria y de su esposa Cleopatra V, que era hija de Ptolomeo VIII-, pero dado que éste quería gobernar sólo, Berenice IV lo mandó matar una semana después de la boda (murió ahogado), para tomar como marido a Arquelao, hijo de Ariobarzanes II de Capadocia. Ambos reinaron durante tres años, en los que intentaron encauzar la vida política del país, tiempo durante el cual Ptolomeo XII planeaba su estrategia en Roma para recuperar el trono de Egipto. Después de casi tres años, Ptolomeo XII pudo obtener ayuda de Pompeyo Magno y sobornar a Julio César, quien en el año 59 a.C. le había reconocido los derechos que tenía al trono de Egipto, y también al procónsul Aulo Gabinio, el cual en el 55 a.C. le facilitó las tropas necesarias para recuperar el trono. Vuelto a Alejandría, pudo derrotar a las tropas de Arquelao y capturar a su hija Berenice IV, que fue ejecutada por alta traición.

Ptolomeo XIII Dionisos (51-47 a. C.)

ptolomeo xiii

Rey de Egipto, conocido también como Neos Dionisos y Philopator Philadelphos, hijo varón mayor de Ptolomeo XII Auletes y de Cleopatra VI Trifaena, y hermano de la hegemónica Cleopatra VII Filópator, con la que contrajo matrimonio para reinar conjuntamente a partir del 51 a.C. y cumplir así lo dispuesto por el padre de ambos. Cleopatra VII, dado que su hermano y esposo era menor de edad (tenía diez años), hubo de compartir el poder con tres cortesanos intrigantes: el eunuco Potinos, un macedonio que desempeñaba el cargo de primer ministro; el comandante del ejército, Aquilas; y el tutor Teódoto, retórico griego que supervisaba la educación del joven rey. Tales personajes lograron alejar del poder a Cleopatra VII (pues no la podían manejar), que finalmente se vio obligada a huir a Ascalón (Judea). Reclutado allí un ejército mercenario, Cleopatra VII regresó a Egipto y se encontró con su hermano en Pelusio, aunque ninguno se atrevió a iniciar el enfrentamiento.

Los hechos de Roma, en especial la guerra civil entre César y Pompeyo, se reflejaron muy directamente en el país del Nilo, pues allí acudió Pompeyo Magno, después de ser derrotado en Farsalia, buscando refugio, pues había sido amigo de Ptolomeo XII; pero nada más llegar fue decapitado, pues Ptolomeo XIII y sus cortesanos querían atraerse al triunfador Julio César. Pero cuando Julio César llegó a Egipto en el 48 a.C. y se enteró de lo sucedido (le entregaron la cabeza de Pompeyo), no reaccionó de la forma que habían esperado, pues ordenó celebrar fabulosas pompas fúnebres en honor de Pompeyo, su antiguo amigo y yerno (había estado casado con su única hija Julia).

decapitación pompeyo magno

Muy pronto se autoproclamó en ejecutor del testamento de Ptolomeo XII y se convirtió en árbitro de la política egipcia, por lo que intentó reconciliar a ambos hermanos para que pudiesen compartir la realeza, hecho que consiguió al menos nominalmente. Enterado César de la conjura que preparaban contra él los intrigantes cortesanos: Potino, Aquilas y Teódoto, ordenó eliminarlos inmediatamente; sin embargo, Aquilas pudo huir, para después plantarle batalla. Durante su estancia en Alejandría, y prendado de la belleza e inteligencia de Cleopatra VII, que había regresado a la Corte, César mantuvo relaciones con ella y posteriormente la hizo su esposa. Más tarde tendría un hijo de ella, llamado Ptolomeo Cesarión. Aquellas relaciones y la retención del joven rey en palacio generaron un odio profundo de los alejandrinos contra los invasores romanos (avivado por Aquilas), que estalló finalmente una sublevación conocida como “Guerras Alejandrinas”. César, calculando su situación, no dudó en entregar a Ptolomeo XIII a los alejandrinos, e incluso fue capaz de atacar a los egipcios prendiendo fuego a su flota. En aquella confusión, la zona portuaria fue pasto de las llamas, así como gran parte de la famosa Biblioteca de Alejandría. El romano pudo salvar su situación, sin embargo, gracias a la ayuda que le prestó Mitrídates de Pérgamo. En una de las escaramuzas llevadas a cabo por Aquilas y Ptolomeo XIII contra Mitrídates, el rey egipcio murió ahogado al intentar vadear el río Nilo. Su cuerpo fue identificado por la coraza de oro que llevaba (Aquilas murió poco después). Conquistado el trono egipcio, César se lo entregó a Cleopatra VII.

Ptolomeo XIV Neo Filadelfos (47-44 a. C.)

ptolomeo xiv

Rey de Egipto, llamado Neos Philadelphos (“el que ama a su hermana”), hijo menor de Ptolomeo XII y de Cleopatra VI, y hermano de Ptolomeo XIII y de Cleopatra VII, con la que, tras quedar viuda de Ptolomeo XIII, contrajo matrimonio en el año 47 a.C. por orden de Julio César, dueño de hecho de Egipto, de forma que Ptolomeo XIV quedó así asociado al poder. Anteriormente, César le había nombrado rey de Chipre conjuntamente con su hermana Arsínoe IV, que se quedó con el trono chipriota. A mitad del año 47 a.C. nació Ptolomeo Cesarión, fruto de los amoríos de Julio César y Cleopatra VII. Para acallar los rumores y presentar el hecho como normal, se hizo circular la historia de que César era la encarnación de Amón-Ra, historia que incluso se mandó grabar en bajorrelieves (caso del de Hermonthis) y en inscripciones. Al año siguiente, en el 46 a.C., Cleopatra VII y Ptolomeo XIV se trasladaron a Roma, en donde se celebraron espléndidos festejos en honor de César. Ambos reyes de Egipto fueron admitidos en el Senado romano y declarados amigos y aliados de la República. Sin embargo, asesinado César en el 44 a.C., Cleopatra VII y su joven esposo regresaron a Egipto (después de casi dos años de ausencia), al saber que en el testamento de César aquél no hacía una mínima mención de su hijo Ptolomeo Cesarión. Ptolomeo XIV todavía pudo reinar, pues no gobernar, dos años más hasta ser envenenado por orden de la propia Cleopatra VII, su hermana-esposa (según el historiador judío Josefo). Murió con 15 años de edad.

Ptolomeo XV Cesarión (44-30 a. C.)

640px-Caesarion

Rey de Egipto, llamado también Kaisaros (Cesarión) y conocido como Theos Philopator Philometor. Fue hijo de Julio César y de Cleopatra VII Filópator, nació el 23 de Julio del 47 a. C. su madre lo asoció al poder cuando contaba con tan sólo tres años de edad. Tomó el nombre (neswt bity) de Iua-en-pa-netjer-nehem Setep-en-Ptah Iri-Maat-Ra Sekhem-ankh-en-Amon. Parece ser que su aspecto físico era bastante Lágida, pues tenía el pelo y los ojos claros, aunque sus andares y forma de ser eran bastante Cesáreos. Durante su infancia, cuyos detalles se desconocen casi totalmente, su madre se había casado con el general y triunviro romano Marco Antonio, de quien había tenido tres hijos: Alejandro Helios y Cleopatra Selene (gemelos), y Ptolomeo Filadelfo. Efectuada una reorganización territorial en Egipto en el año 35 a.C. (donaciones de Alejandría), Ptolomeo XV fue proclamado corregente así como “Rey de Reyes” y reconocido hijo y heredero legítimo de Julio César. Ptolomeo XV Cesarión estaba destinado a ser el mayor y más poderoso rey de su dinastía, pero tuvo un dramático final. Tiempo después, tras la batalla de Accio (31 a.C.), y muertos Marco Antonio y Cleopatra VII, Ptolomeo XV Cesarión (rey de Egipto y legítimo heredero de César), a quien Cleopatra VII había enviado a la India, pero que había vuelto a Alejandría, engañado por su preceptor Rodón, fue asesinado por orden del futuro emperador romano: Octavio-Augusto, el vencedor, poniendo fin a los casi 300 años de gobierno de la dinastía helenística Lágida/Ptolemaica en Egipto, y convirtiendo a éste milenario país en una provincia romana.


Bibliografía detallada por el autor:

Enciclopedia Universal Clásica

Enciclopedia Encarta

Historia de las Civilizaciones

La Historia y sus Protagonistas

Historia del Arte

Atlas Histórico

El Mundo de los Romanos

Egiptomanía


Autor:

Emily Ayuso Cantero

Facebook-logo-PSD

twitter-logo

Anuncios

2 pensamientos en “Sangre de Cleopatra

  1. 😀😊☺😘😊☺😘😘😍😙😙😜😜😜😙😙♜♝0⃣█🏭♙9⃣🌆👻🎑🏩🗽🌆🎅🏡🎅🏬🎅█9⃣🌆#⃣🌆😛😔😒😔😝😚🐘🐴🐃🐉🐅🐉🐃🌱🍂🍂🌰🌲🌠🌜🌖🌜🌏🌜🌎⚡🌊🌁❄🌁⛄☁☔⛅📷💿📹💽🎥🎌🎐🎐🎋📺🔊📢⏳📱📢📟📠🔓🔑🔔📮📧✉📥📧✉📥📮📲📨💴💳🎵📖🎼🔖🎧🎬🎶🎨📰📖📒📗✏📌✒🏉⚾🎱🎾🎳⚽⛳🎾🎳🎴🏈🎻🎹🏈🎴🎮🎴👾🎯🍛🚛🚉🚅🚉🍖🍔🍟🍷🍻🍶🍻🍷🍻🍵🎣🍻🍻🍶🏄🎣🍵🏄🍶🎣🍶🍶🍶🎣🍵🎣🍹🏨🏨🏭🏨🏩🌃💒⛪🏭💺⛲⛵🚢⛲🚁🎡⚓⛵🎠🚢⚓🚁🚎🚖🚓▶↩▶⤴⏫ℹ🈶🈲🈶🈲♙♚

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s