Prehistoria y primeras civilizaciones

Damos comienzo a las publicaciones sobre Historia del Arte, como no podría ser de otra forma, conociendo las primeras manifestaciones artísticas.

Este primer artículo es de vital trascendencia, ya que a diferencia de trabajos cronológicamente posteriores, no trata de una diversificación artística, sino de los propios orígenes, es decir, toda la evolución que sufrirá el arte, encontrará aquí sus primigenios antecedentes e inspiración.

En primer lugar estudiamos la prehistoria, desde el arte rupestre y las famosas venus, hasta monumentos arquitectónicos que aun nos intrigan y cuyo significado desconocemos. Seguidamente pasamos con Egipto y Mesopotamia, dos civilizaciones independientes y originales artísticamente, pero que deben ir en un mismo contexto, ya que suponen la cuna de la civilización tras la primera sedentarización del hombre y comparten paralelismos importantes. Terminamos con Persia por ser una evolución o último momento de esplendor de la civilización mesopotámica, pero sus paralelismos culturales ya no serán con Egipto, sino con Grecia.

Para concluir, indicaros que podéis consultar la etiqueta Historia del Arte para recordar los términos artísticos que iremos encontrando a lo largo del artículo.


1 La prehistoria

Las primeras manifestaciones artísticas tienen más de 35.000 años de antigüedad y surgieron a finales del Paleolítico, cuando el hombre aún era nómada y se refugiaba en cuevas, como las halladas en España y sudoeste de Francia, donde surgieron las primeras comunidades, pinturas y esculturas.

Como primeras esculturas destacan las famosas venus, representaciones femeninas en piedra con los órganos sexuales muy desarrollados y desproporcionados, pero desatendiendo el resto del cuerpo y el rostro, de lo que se deduce que podrían ser ídolos de fertilidad o de contenido mágico-religioso, como todo el arte de esta época.

 Venus lespuge Venus

-Venus de Lespugue y Venus de Willendorf . Esculturas prehistóricas.

 En cuanto a las primeras pinturas, podemos diferenciar dos escuelas, la francocantábrica y la levantina.

La francocantábrica se desarrolla al final del Paleolítico y se caracteriza por la realización de pinturas de animales en la parte más recóndita e interior de las cuevas. Los animales aparecen desordenados, adaptándose a la propia forma de las paredes y es pintada de una forma polícroma extremadamente naturalista. Excelentes ejemplos son la Sala de los bisontes de la cueva de Altamira y las pinturas de la cueva de Lascaux (Francia).

Altamira

-Sala de los Bisontes de Altamira. Pintura rupestre de la escuela francocantábrica.

De manera opuesta en cuanto a sus características, y ya en el Neolítico, la escuela levantina presenta diferencias importantes; el emplazamiento de las pinturas pasa a estar más cerca de las entradas a las cuevas o incluso al aire libre, aparecen más y mejor definidas las representaciones de la figura humana, los colores pasan a ser planos y el estilo es mucho más esquemático en detrimento del naturalismo.

Cogul

-Cueva de Cogul. Pintura rupestre de la escuela levantina.

En torno al VIII milenio a. C. se inicia en el Próximo Oriente la “Revolución neolítica”, etapa en la que se experimentan por primera vez las técnicas de ganadería y agricultura, iniciándose el proceso de sedentarización que daría lugar a la creación del tejido, la cerámica, y las primeras manifestaciones arquitectónicas.

Como consecuencia de las nuevas inquietudes religiosas, en el Neolítico comienza la primera arquitectura, que será de carácter megalítico.

El menhir es el primer elemento en surgir, consiste simplemente en una enorme piedra colocada de manera vertical, que en ocasiones puede aparecer en alineaciones que llevan el nombre de crómlech, como es el caso de Stonehenge.

Stonehenge from the air

– Stonehenge. 1ª Manifestación arquitectónica. Inglaterra, Neolítico.

Otro elemento más complejo es el dolmen, formado por varias piedras verticales con otras horizontales encima, pudiendo llegar a complicarse y evolucionar, como es el caso de la Cueva de Menga.

Menga Antequera

-Cueva de Menga. Dolmen prehistórico.


2 Mesopotamia

En el segundo milenio a. C. nace Mesopotamia, “la tierra entre ríos” (Tigris y Eúfrates), una fértil extensión de valles en la cual van surgiendo una serie de ciudades-estado continuamente enfrentadas entre sí.

Estas civilizaciones dan comienzo con los sumerios, asentándose en la parte baja del valle, los cuales desarrollaron el primer sistema de escritura, sobre tablillas de arcilla y en forma de cuña (cuneiforme). No es hasta la llegada de los asirios (1000-612 a. C.) cuando Mesopotamia alcanza su pleno desarrollo, incluyendo en su imperio todo lo que conocemos como la antigua Mesopotamia. Posteriormente, en el 612 a. C. con la caída de Nínive frente a los medos y los escitas, los soberanos asirios  de la parte meridional, se proclaman reyes de Babilonia, iniciando un breve florecimiento cultural hasta su conquista por los persas en el 539 a. C.

Los palacios de los reyes mesopotámicos estaban edificados sobre mesetas, dentro de recintos amurallados con grandes puertas y torreones. Estaban estructurados por numerosas dependencias, patios, salones y relieves con representaciones de animales y escenas del monarca.

Dentro de los palacios, y como elemento arquitectónico más característico de estas civilizaciones, se encontraba el  templo llamado Zigurat, una torre escalonada de gran altura en el cual se accedía a través de rampas y escaleras hasta la parte superior en la que se halla el santuario.

Zigurat

-Zigurat. Templo mesopotámico de barro y adobe.

Al ser una tierra de valles, la piedra escaseaba y los principales materiales de construcción eran el adobe y el barro cocido al Sol. Las cualidades de estos materiales ofrecían la posibilidad de crear enormes y baratas construcciones, sustituir el dintel por el arco (de medio punto) y el techo adintelado por la bóveda.

La columna carecía de importancia y en ocasiones, sobretodo en el periodo neobabilónico, se decoraba la arquitectura recubriéndola con cerámica (barro cocido y vidriado) con escenas de comitivas de animales reales o fantásticos.

Puerta de Ishtar

-Puerta de Ishtar. Periodo babilónico.

En cuanto al desarrollo de la escultura, destacan los relieves asirios, centrados en ensalzar la figura del monarca con escenas de cacerías o recepciones, los cuales reflejan un cuidado estilo naturalista.

Leona herida

-La leona herida. Palacio de Nínive. Relieve asirio.


3 Egipto

En torno al año 3.100 a. C. la estrecha pero fértil franja de terreno que se extendía a los lados del Nilo, es unificada bajo el férreo poder de un solo monarca, los faraones de Egipto, organización que duraría casi tres milenios y se caracterizará por mantener una gran estabilidad artística.

Egipto

La cultura egipcia estaba fuertemente influenciada por su entorno, la naturaleza, y la original y compleja religión que practicaban, siendo la vida de ultratumba y la adoración a los dioses, sus principales preocupaciones.

El legado más importante de la cultura egipcia es la arquitectura, colosal y de grandes proporciones. Siempre se construye en piedra, estructuras adinteladas y grandes muros formados por enormes sillares. Las columnas tienen una importancia fundamental, de superficie lisa o fasciculada, basa en forma de disco y unos capiteles inspirados en la flora y la fauna.

Capiteles egípcios

-Columnas y capiteles egípcios.

Tanto los muros como las columnas presentan una rica decoración, que puede estar compuesta por motivos animales, vegetales, sacros, o jeroglíficos.

Las principales construcciones son las tumbas y los templos.

La mayor parte de los templos se iniciaron en el reino antiguo, pero fueron evolucionando y creciendo a lo largo de los siglos, como el ejemplo del templo de Karnak.

 Templo de karnak

-Templo de Karnak. Egipto.

El primer elemento que aparece en el templo era la avenida de esfinges que conduce hasta la entrada. Ésta estaba formada por muros en talud colosales que impedían la vista del interior, una puerta adintelada, y los obeliscos que tenía delante.

En el interior aparecía primeramente un patio abierto con columnas (sala hípetra), seguida de una sala de columnas (hipóstila) la cual solía tener elevada la parte central para poner claraboyas. Finalmente, en la parte más interior del templo se situaba el sancta-sanctorum, una sala simple donde se veneraba a la divinidad.

En el reino nuevo se excavan algunos templos en la roca (speos), como los de Ramsés II en Abu Simbel.

Abu simbel

– Gran Speos de Abu Simbel. Templo egipcio construido por Ramsés II.

Las tumbas tuvieron una evolución más acusada. Las primeras en aparecer son las mastabas, una construcción en forma de banco horizontal que presenta una capilla a nivel de tierra con una puerta al exterior; interiormente estaban decoradas con pinturas y relieves que hablaban sobre la vida del difunto y en el nivel inferior se encontraba la cámara funeraria con su ajuar.

En el reino antiguo también surgen las primeras pirámides que irán evolucionando lentamente. Consisten en una superposición de mastabas que pueden tener sus caras lisas y conocen distintas técnicas, pero en este caso, la cámara funeraria se encuentra lo más disimulada posible en el interior de la pirámide.

Ya en el reino nuevo, y como sistema de seguridad, las tumbas comienzan a excavarse en la roca (hipogeos) la mayoría en el Valle de los reyes, formados por largos corredores y una sala funeraria.

Mastaba pirámides

-Evolución de las tumbas egípcias.

La escultura presenta poca evolución en los tres milenios, buscando una estabilidad religiosa y áulica, como es ejemplo “La tríada de Micerinos”. Se trata de un altorrelieve tallado de figuras rígidas, mirada fija, simétricas y sin torsión, dominadas por la llamada Ley de la frontalidad.

triada micerino

-Tríada de Micerinos. Alto relieve tallado en piedra.

Contrastan con este tipo de escultura los llamados escribas, pequeñas estatuas policromadas que buscan un estilo mucho más naturalista.

Escriba sentado

-El escriba sentado. Escultura egipcia de caliza policromada.

Tanto los relieves (casi siempre bajorelieves) como las pinturas, presentan características bien definidas. Son representaciones sin perspectiva, de colores planos, se utiliza una jerarquía de tamaños y la ley de la frontalidad, que consistente en representar la figura de frente de cintura para arriba, con el rostro de perfil (ojo de frente) y las piernas de perfil. Los temas suelen ser religiosos, militares y representaciones de la vida cotidiana del difunto.

Músicas tumba nakht

-Músicas de la Tumba de Nakht. Egipto


4 Persia

En el año 539 a. C. Ciro el grande conquista Babilonia, asumiendo los ambiciosos objetivos de los monarcas asirios. Este nuevo imperio fue ensanchándose con sus sucesores Darío, Jerjes, etc. y manteniendo paralelismos culturales con Grecia, hasta su final conquista por Alejandro Magno en el 331 a. C.

En el ámbito artístico, Persia es heredera de Mesopotamia, pero introduce novedades importantes además de estar condicionada por su religión zoroástrica. Al abundar la piedra y la madera, estos materiales pasan a tener una gran importancia en la arquitectura en la cual los palacios siguen siendo el monumento principal.

La arquitectura tiene siempre una estructura adintelada, escaso empleo del muro y pasan a predominar los pórticos de columnas, como en el Palacio de Darío.

Persépolis

-Palacio de Darío. Persépolis.

La columna pasa a tener un papel principal, espigada y esbelta, con una elevada basa campaniforme, fuste estriado verticalmente y con capiteles vegetales o formados por la mitad anterior de animales que simulan sostener las vigas.

Las tumbas son sencillas, es buen ejemplo la de Darío I, están excavadas en la roca, en un rehundimiento cruciforme con un pórtico ciego de columnas en la parte central y sobre él, un dintel de varias molduras. Completándolo aparecen en la parte superior las figuras alegóricas de las provincias y el propio soberano ante el altar de fuego.

Tumba darío

-Tumba de Darío. Persépolis.

En cuanto al tema escultórico, se añaden elementos de influencia griega, pero en su conjunto, difiere poco del ya conocido en Asíria. Los temas esculpidos abarcan desde la lucha de animales o criaturas fantásticas desfilando, hasta largas comitivas de personalidades y ejércitos que rinden tributo al rey.


Bibliografía:

AZNAR ALMAZÁN, Sagrario. CÁMARA MUÑOZ, Alicia. (2002): Historia del Arte. Ed. UNED. España, Madrid.

AJEET JAISWAL. (2007): The hominization process of Homo Sapiens. Ed. University of Delhi, India.

CERVELLÓ, Josep. (2014): Curso egiptología UAB 2ª ed. Coursera

DELLA FINA, Giuseppe M. (2013): Atlas ilustrado de la arqueología. Susaeta Ediciones. España, Madrid.


Autor:

Luis Miguel Carranza Peco

Anuncios

Un pensamiento en “Prehistoria y primeras civilizaciones

  1. Pingback: El arte prehelénico | El antiguo mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s