Viajar a bajo coste

Tras el pequeño parón veraniengo en cuanto a las publicaciones, os traemos el último artículo sobre el tema Viajes con historia.


Recuerdo cuando comprendí que la Historia era mi pasión; estaba visitando el Museo Británico en Londres con un buen amigo, cuando llegamos a una sala en la que se encontraban los retos del Mausoléo de Halicarnaso, nada que llamase mucho la atención, pero al verlo perdí el habla, las piernas me tamblaron y un fuerte nudo apareció en mi garganta…

A parir de esa experiencia tan intensa decidí buscar de nuevo esa sensación, la cual pude hayar en las maltrechas ruinas de Troya, en el agua de Lepanto, o dentro de las paredes de la Galería Borghese.

Y es que para los que amamos la Historia, no hay nada comparable a visitar esos lugares que forman parte de la misma, pisar ese suelo en el que ocurrió la grán batalla que cambió el mundo y donde ya no queda nada, simplemente un páramo esteril, pero no importa, estamos sobre ella, se nos eriza el pelo y nos transportamos hasta esa época lejana…

IMG_20131112_115040

-Lepanto

IMG_20131112_145543

-Troya

Por este sentimiento que compartimos deseaba escribir esta entrada, quizás más efusivamente que otros artículos, ya que no puedo evitar recordar las sensaciones de esos momentos de los viajes.

Os voy a presentar consejos y ciertas directrices que nos permitirán ahorrar en los viajes, tanto por Europa como por el resto del mundo, con la intención de animar a perseguir y visitar la Historia. Así mismo, espero que aportéis vuestras opiniones y consejos.

Sin más, os dejo el artículo, organizado por las diferentes ventajas de cada medio de transporte y para finalizar, unos consejos sobre alojamiento y visitas.


-Avión:

Si hablamos, por ejemplo, de ir un fin de semana en coche a la playa o al pueblo, siendo un viaje de tres o cuatro horas, nos resulta algo completamente normal y factible, pero si pensamos en irnos ese fin de semana a Marruecos, Berlín, Londres etc. Suena mucho más complejo; pues puede ser todo lo contrario.

Para empezar, viajar dentro de Europa no nos supondrá viajes de más de dos o tres horas, no necesitaremos visados y los aeropuertos están bien comunicados al centro de las ciudades.

Estos vuelos para dentro de Europa (hablamos de compañías low cost) tienen siempre un precio de salida fijo, 14€ para Londres, 25€ para Roma, 35€ Berlín, etc. Así que lo mejor para buscar estos precios es entrar en uno de los buscadores de vuelos (Rumbo, Edreams o Kayak) e introducir las fechas que estamos buscando. Nos aparecerán grán cantidad de precios y las compañías que vuelan a ese destino; a partir de este punto tenemos dos maneras para bajar ese precio, mover los días de los vuelos de uno en uno hasta encontrar los más baratos, y una vez encontrados, en lugar de comprarlos en estas páginas buscadoras, las cuales te cobrarán un suplemento, apuntad el nombre de la compañía del vuelo más barato y compradlo directamente en la web de la misma.

En este ejemplo, hemos ido cambiando la fecha de distintos fines de semana, hasta encontrar el más barato; seguidamente iríamos en este caso a la web de Ryanair para comprar los billetes.

rumbo 1rumbo 2

Para enlazar vuelos se puede usar el mismo procedimiento. Pongamos el ejemplo de que vamos a estar tres semanas de vacaciones y queremos irnos una semana a Italia, otra a Grecia y la última a Francia, pues vamos modificando las fechas hasta encontrar las más económicas. El ahorro haciendo esto puede llegar a ser fácilmente el 50%, solo que quizás este viaje pasaría a ser cuatro días en Italia, nueve en Grecia y siete en Francia.

Para vuelos más lejanos que necesiten escalas, el mejor truco es hacer tu mismo esas escalas. Un vuelo normal a Estados Unidos puede costar 350/400€ con escala en Estambul. Pues podemos comprar el vuelo a Estambul y de Estambul a Estados unidos por separado y lo más normal es que ahorremos entre 50/100€.

Por el contrario, si no fuese posible modificar las fechas, sí podemos cambiar el destino, perfecta opción para esos puentes y festivos que tenemos a lo largo del año. Entramos en los buscadores igual que en los casos anteriores, ponemos las fechas y un destino “al azar” y lo vamos cambiando hasta encontrar el que podamos permitirnos.

Como último consejo acerca de los vuelos, recomiendo el suscribirse a la publicidad de estos buscadores, así como a blogs y cuentas sociales de viajeros en Tuiter y Facebook, suelen enviarte ofertas de vuelos o paquetes realmente baratos.


-Interrail, (Eurail para los no europeos):

Esta supone otra opción muy económica de viaje para los jóvenes europeos y para los no europeos que quieran visitar varios paises de Europa; además es perfecta para quien busque aventura, naturaleza, y sobretodo total libertad para decidir donde estar cada día.

A pesar de que todos hemos oído hablar de él, hay poca información clara en su página oficial; así que intentaré resumiros su funcionamiento.

Se puede decir que es un “simple” billete de tren, el cual puedes utilizar X veces, según la opción que compres, igual que un abono transportes clásico, solo que válido para toda la red de ferrocarriles de Europa y algunos ferris.

En primer lugar tienes que seleccionar en su página web la opción que prefieras, tienes para elegir un único país, perfecto para conocerlo en profundidad:

interrail

O el billete clásico, que te da derecho a viajar por todos los países adheridos al Interrail y del que dispones de cinco variantes:

j

Una vez seleccionada la oferta que prefieras, solo tienes que elegir una fecha aproximada de inicio y te enviarán a casa el billete junto con un mapa y algún regalo, aunque algunas oficinas de turismo también pueden venderlo sin necesidad de comprarlo online.

Como podéis ver, se trata de un billete de tren estándar, pero con casillas en lugar del destino:eurrail

En este ejemplo, podemos ver que se trata de la opción “10 días entre 22 días”; esto quiere decir que desde que hagamos el primer viaje (18/10 en este caso) tendremos 22 días en los cuales podremos coger trenes durante 10 de ellos, los que os apetezca.

Para utilizar el billete, simplemente debemos ir a la estación de tren del país en el que estemos, enseñarlo en los mostradores, y nos darán el billete que pidamos a cualquier destino por 0€; una vez en el tren el revisor nos pondrá la fecha en una de las casillas. Hay que tener en cuenta que esto te da derecho a coger trenes durante 24 horas consecutivas, todos los que quieras, desde que te ponga el revisor la fecha en la casilla.

La única excepción son los trenes de alta velocidad en los que tendrás que pagar un precio casi simbólico por él (Lyón-París 12€ en lugar de 200), (Venecia-Milán 6€)…

La otra evidente excepción del Interrail es que no puedes utilizarlo en tu país de origen.

Sin más que añadir, os dejo un mapa resumen de lo que tardan los trayectos más destacados en tren:

mapa trenes


-Coche:

Hace no mucho tiempo, la única opción disponible para viajar de forma barata era el autoestop, aunque no dejaba de ser una práctica nada regulada y que nos puede producir cierto nerviosismo.

Pero gracias a internet, han surgido multitud de páginas para poner en contacto a conductores y viajeros, entre la que destaca Blablacar como la más extendida en España y gran parte de Europa.

blablacar

Simplemente debemos registrarnos, buscamos el viaje que necesitemos y veremos todos los anuncios que han puesto los conductores; tras seleccionar el que más nos convenga, la web hace de intermediaria y nos pondrá en contacto con el conductor para concretar hora de salida y punto de encuentro.

Esta opción es muy recomendable para viajes de última hora, ahorrar en gasolina, y en el precio que nos supondría utilizar otro medio de transporte convencional; además de ser una manera de conocer personas de todos los rincones y con multitud de historias.


-Alojamiento:

En cuanto al alojamiento, hay muchas maneras alternativas de ahorrar, pero la que más recomiendo es sin duda la opción de los albergues.

Los albergues son sinónimo de compartir y  te aportarán muchas ventajas, siempre y cuando estés dispuesto a renunciar a parte de intimidad. En España aún existe cierto recelo en cuanto a los albergues, pero es una práctica muy utilizada y normalizada en toda Europa, y no solo para “mochileros” o jóvenes de fiesta, sino para personas de cualquier edad, parejas e incluso familias.

Cada albergue es diferente y podremos elegir el que más se adapte a nosotros y las comodidades que busquemos, aunque hay ciertas normas no escritas que serán iguales en todos.

Están bien situados, a diferencia de los hoteles “baratos” será sencillo encontrar buenos albergues por menos de 20€ en pleno centro de las ciudades o cerca de las estaciones de tren y autobús más importantes.

A la habitación se va a dormir y descansar. Es algo que hay que tener claro y todo compañero de habitación suele respetar.

Todos los albergues cuentan con una sala común, ese será el lugar donde podrás comer lo que hayas comprado, tomar unas cervezas y sobretodo, será el lugar donde sociabilizar, hacer amigos y conocer a personas de distintos rincones del mundo. Además es muy normal que los albergues organicen desayunos o cenas gratuitas para fomentar que nos pongamos en contacto.

El albergue dispondrá siempre de una sala donde podrás dejar tu equipaje o de cajones con candado en tu propia habitación, aunque es recomendable tener ciertas precauciones con los objetos de valor.

Por último, hay que destacar que a diferencia de cadenas hoteleras, aquí tienen mapas gratuitos de la ciudad, suelen organizar Free Tours y te ayudarán y aconsejarán en todo lo necesario; se podría decir que estás “más en familia”.

Existe también una asociación internacional de albergues, Hostelling International, se encuentran en más de 80 países y tienen más de 4000 albergues asociados. Simplemente se trata de una regularización de los mismos que te ofrece ciertas garantías de calidad y ventajas para quienes soliciten el carnet de socio.

hosteling international

El famoso Couchsurfing es una buena opción para dormir gratis. Se trata de una página web en la que se ofrece de manera altruista y desinteresada una habitación o un sofá en el que pueden dormir los viajeros. La propia web te ofrecerá ciertas garantías como la exigencia de un registro detallado en la misma en cuanto a tus datos personales; pero al igual que en Blablacar, nos guiaremos por las opiniones y comentarios que dejen los usuarios.

couchsurfing

Por último quiero comentar someramente que también existen opciones como trabajar en un albergue a cambio del alojamiento, cuidar a niños por casa, comida y un pequeño sueldo (AuPair), y páginas donde se busca intercambiar distinto tipo de trabajo por cama y comida; aunque estas opciones son para estancias más prolongadas.


-Visitas: Más adelente hablaremos de este apartado detalladamente (ofertas de museos, bonos turísticos, etc.), pero no quería dejar la oportunidad de comentar una posibilidad de ahorrar a la hora de contratar guías. Normalmente soy anti viajes organizados, pero sí de excursiones, así aprendí que la mejor manera de ahorrar es contratar las visitas en el propios país en el que estés. Como ejemplo, al preparar un viaje a Turquía, me informé de precios para visitar las ruinas de Troya con agencias de mi país, no bajaban de 200€, en cambio, desde Estambul se conseguía fácilmente por 40€. Por esto no recomiendo llevar todo el viaje organizado de manera matemática, sino tener cierta libertad para realizar estas visitas.


Sin más que añadir, espero que estos consejos hayan sido útiles y os animen a viajar y seguir conociendo la Historia de la mejos manera, viviéndola.


Autor:

Luis Miguel Carranza Peco