Reino visigodo de Toledo

16-2-2015 19.2.41 1

Una de las épocas más importantes tanto para el mundo occidental, como especialmente para la historia de la Península Ibérica, es la transicional entre la Hispania romana y el Al-Ándalus musulmán.

Es una época poco cononocida y quizás algo olvidada, pero con una importancia fundamental, ya que los reinos visigodos heredaron la Hispania romana, se convirtieron al cristianismo y a pesar de que toda su historia fue convulsa y plagada de conflictos internos y externos, su identidad cultural sería la base de la unidad de los reinos cristianos que a partir del año 712 comenzarían la Reconquista de Al-Ándalus.


[A finales del siglo IV el Imperio Romano experimenta una serie de crisis que contribuyen a su decadencia y culmina en su división en dos zonas, oriental y occidental, regidas respectivamente por los emperadores Honorio y Arcadio.

Impero Romano Oriente, Occidente. elantiguomundo.com

El siglo V fue un periodo de grandes cambios, a lo largo del mismo las incursiones de las distintas confederaciones de jefaturas militares germanas amenazan las fronteras imperiales. En el año 409, en un contexto de guerra civil en el Imperio Romano de Occidente, se produce la entrada en el territorio de Hispania de los Suevos, Vándalos y Alanos. Como respuesta, pocos años después el imperio firmará un pacto (foedus) con el rey visigodo Valia, por el que los visigodos de comprometen a acabar con el poder de los Vándalos, Suevos y Alanos a cambio de su instalación legítima dentro del territorio imperial. Este asentamiento finalmente se acabó realizando en Aquitania, en torno a la ciudad de Touluse, que sería la capital del futuro reino Visigodo.

Europa_in_500

Tras un prolongado periodo de inestabilidad, marcado por conflictos internos e invasiones de poderes externos, como las distintas incursiones realizadas por la confederación de los Hunos, el Imperio Romano de Occidente desaparece como entidad política en el año 476. En ese momento, apoyándose en muchos casos en la legitimidad de los pactos foedus suscritos en su momento por las autoridades romanas, surgen los llamados reinos romano-germánicos, como el Visigodo de Aquitania, el Suevo en el sector occidental de la península Ibérica, el reino de los Francos en la Galia septentrional o el reino Vándalo del norte de África. A ellos se sumará poco después el reino Ostrogodo de Italia.

Sin embargo, en el siglo VI el emperador bizantino Justiniano lanza una serie de campañas para reconquistar Italia, el norte de África y las costas de la zona sur-este de Hispania. Como resultado, desparecen el reino Vándalo de África y el reino Ostrogodo de Italia, que sufrirá poco después un nuevo conflicto con la irrupción de los longobardos en la Península.

Mientras tanto, los visigodos establecidos en Aquitania y con capital en Tolosa, tratan de consolidar su poder a ambos lados de los Pirineos. En Hispania actúan como aliados de Roma frente a los suevos en la campaña que pone fin al expansionismo de estos en la batalla del Órbigo (456), mientras en el norte de Galia tiene que hacer frente a la nueva amenaza que suponen los Francos. Tras varios años de tensiones, el enfrentamiento entre ambos poderes tiene lugar en la batalla de Vouillé (507), que finaliza con una derrota sin paliativos y la muerte del propio rey visigodo Alairco II.

Como consecuencia, el reino de los Francos se afianza como potencia dominante en la zona, al tiempo que el reino visigodo atraviesa por un periodo de extrema debilidad. Tras un nuevo conflicto con los Francos bajo el reinado de Amalarico, que es finalmente asesinado (531), los Visigodos se ven forzados a asentarse de forma definitiva en Hispania, conservando en la Galia únicamente la provincia Narbonense.

Iberia_700-es.svg

A su llegada a la Península Ibérica los Visigodos eran arrianos, herejía que negaba la divinidad de Cristo, condenada como herética en el concilio de Nicea (325). A partir de la conversión de Recaredo, el catolicismo se declara religión oficial en el III concilio de Toledo (589). Desde este momento, iglesia y monarquía colaborarán en el gobierno del estado.]


Texto de presentación del Museo de los Concilios y de la Cultura Visigótica.

C/ de San Clemente, Toledo, España.

museo-de-los-concilios-y-cultura-visigoda

museo-del-arte-y-cultura-visigotico_39997

Anuncios

Historia de los escudos de Madrid

Historia escudos de Madrid. Elantiguomundo.com

Madrid nunca duerme, Madrid nunca se termina de conocer y Madrid nunca te deja de sorprender. Quizás parecen afirmaciones creadas por mi amor a ésta ciudad, pero sin duda son reales.

Madrid es una ciudad sin playa, sin una torre Eiffel y no es de las más antiguas de España, aun así, no lo necesita. El conjunto entero rebosa historia por cada una de sus calles y rincones; en su día capital de uno de los mayores imperios que ha conocido el hombre, finca de musulmanes y residencia de los Habsburgo y Borbones, destino de los más grandes escritores del siglo de Oro y epicentro de la Guerra de la Independencia. Aún conserva toda esta densidad cultural labrada durante tantos siglos por los madrileños, cuya fuerte personalidad ha marcado la herencia de ésta ciudad.

El artículo trata de hacer homenaje a la ciudad que me acogió con los brazos abiertos en mi infancia como a tantos otros que emigraron a ella, en Madrid siempre encontrarás el lugar al que podrás llamar hogar.

Así mismo, quiero dedicar el artículo a mi mecenas histórico y grán amigo Jose Antonio, quizás el hombre más enamorado de Madrid, quien me ha enseñado a disfrutar esta maravillosa ciudad, a ver la historia con los ojos que debe ser vista y animado a continuar aprendiendo y trabajando en difundir la Historia.


Como la mayoría de los escudos heráldicos, el de Madrid tiene un origen confuso, pero este podemos datarlo a finales del siglo XI. Se representa una piedra de pedernal  ligeramente sumergida en agua y sujeta por dos eslabones de los cuales salen chispas al roce con la piedra. El conjunto está rodeado por una cinta azulada con la leyenda en latín “Sic Gloria Labore” (Esta es la gloria del trabajo) y en su parte inferior otra palabra latina “Paratur” (Prepárate).

20-1-2015 19.1.59 10

Al escudo suele acompañarle, en castellano, el que aún es hoy en día el lema de Madrid: “Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son, esta es mi insignia y mi blasón”.

20-1-2015 21.1.49 2

Según la creencia popular, esta frase hace referencia a que la ciudad fue levantada sobre manantiales y en una zona con mucha cantidad de agua en el subsuelo “Fui sobre agua edificada”, y a sus primeras murallas encargadas de la defensa de la ciudad, las cuales fueron levantadas con pedernal, provocando que cuando las puntas de metal de las flechas enemigas chocasen con ella, saltasen chispas, “Mis muros de fuego son”.

El segundo escudo de Madrid lleva una osa pasante como representación de la constelación de la Osa Menor con sus siete estrellas correspondientes en el lomo del animal. Éste fue el escudo que lucieron las milicias de Madrid en la batalla de Las Navas de Tolosa, en el año 1212, campaña del rey Alfonso VIII y batalla clave en La Reconquista.

En el año 1202, el rey Alfonso VIII había concedido los fueros a la Villa de Madrid, en los cuales daba a sus habitantes la legitimidad en el disfrute de las tierras que abarcan desde la propia villa hasta la sierra, comenzando así una disputa con la iglesia

.Escudo Madrid 1212. elantiguomundo.com

Año 1222. Para ratificar el poder que tenía la iglesia y los nobles sobre las tierras circundantes a la villa, modifican el escudo dividiéndolo en cuatro cuartos; en el primero y el cuarto representan un castillo de plata sobre el fondo rojo, y en los dos restantes aparece la osa paciendo, con la intención de indicar que los pastos de Madrid, son de la nobleza.

20-1-2015 20.1.0 13

Finalmente y tras veinte años de conflicto con la iglesia, al pueblo se le otorga el derecho de caza y derecho a explotación de las zonas de árboles frutales y la iglesia se queda con las tierras y pastos que circundan el castillo y los montes.

Se adopta el escudo con las Siete estrellas de la Osa Menor y la misma osa de los anteriores escudos empinada sobre un manzano, símbolo de la victoria del pueblo de la villa y su consecución del derecho de explotación de sus tierras.

Hace pocos años, en la Casa de Campo de Madrid se han replantado los manzanos junto al río y el Puente del Rey, terrenos que en su día formaron parte de la disputa

.20-1-2015 20.1.28 12

En el año 1544, haciendo cortes en Valladolid y como agradecimiento a la ciudad en la que el emperador Carlos V se curó de las temibles fiebres de la peste, se puso en las armas de Madrid la corona real y pasó a llamarse “La coronada villa de Madrid”.

Durante la convalecencia en Madrid del emperador, se cuenta que se utilizaron brebajes hechos con madroños, planta introducida por los musulmanes en la península. De aquí puede venir la “transformación” del manzano en madroño.20-1-2015 20.1.53 14

A lo largo del siglo XVII se tomó la decisión de poner la corona sobre el escudo, aunque manteniendo su pequeño tamaño.

20-1-2015 20.1.42 153573564084_3498f6f750

En el año 1842 el escudo sufre severas modificaciones. En primer lugar, la corona pasa a tener las correctas proporciones; se añade un dragón al escudo, símbolo que segun se cree, fue encontrado al realizar un ensanche en Puerta Cerrada y el rey Felipe III decidió asociar al poderoso animal con la villa de Madrid para conceder a la ciudad un origen mitológico ligado a supervivientes de la guerra de Troya.

20-1-2015 20.1.51 16

20-1-2015 21.1.53 17

El dragón formó parte de la simbología de la ciudad durante más de 300 años, aún se puede observar en muchos elementos arquitectónicos de la ciudad, tapas de alcantarillas, etc.

Por último, se añade al escudo la corona cívica otorgada por las Cortes el 27 de diciembre de 1822 como reconocimiento al noble pueblo que se levantó contra el invasor francés.

Durante la II Republica Española (1931-1936) se mantiene el escudo pero se cambia la corona real por una corona almenada. Tras el final de la guerra se utilizará durante la dictadura de Francisco Franco la corona real de nuevo.20-1-2015 21.1.46 18

Finalmente, en el pleno del 28 de abril de 1967 se dispone el nuevo escudo que se considera que los elementos fundamentales son el oso y el madroño, las siete estrellas de plata y la corona real. Siendo eliminados del mismo el dragón y la corona cívica.

20-1-2015 21.1.11 1


-El madroño. 7 Puerta cerrada 7 “Historia de los escudos de Madrid”